Calor en su pelo

Paloma cogía todas las mañanas el mismo tren para ir al trabajo, al igual que Carlos, el chico que siempre se sentaba frente a ella. Paloma, a sus 25 años, tenía una larga melena cobriza que siempre lucía con una perfecta manicura roja. Cada vez que se sentaba en su sitio en el vagón notaba la mirada penetrante de Carlos primero sobre sus ojos y luego sobre su pelo, gesto que la hacía sentir bastante acalorada. Carlos le sacaba unos años, rozaba la cuarentena y las canas se apoderaban de su pelo; sin embargo seguía luciendo un look atractivo con una mirada tan penetrante con la que podía desnudar a cualquier mujer que mirase. Cada vez que veía a Paloma sentía una gran vibración en su interior, su cabello cobrizo provocaba en él una excitación tal que no podía evitar sentarse con las piernas cruzadas para que ella no notase lo evidente.

Cada mañana se repetía la misma historia. Paloma notaba la intensa mirada de Carlos que provocaba en ella tal agitación sexual que buscaba con sus gestos el excitarle, el sentir cómo su respiración iba siendo cada vez más rápida al verlo. Cuando él estaba cerca, ondaba su pelo al vienta, se acariciaba mechón a mechón mientras le regalaba miradas lascivas que alimentaban más y más el ardor que Carlos sentía en su pantalón. Ella notaba como su miembro se hacía más y más grande. Sus intentos por evitar que se notase eran en vano, pues Paloma era consciente de cómo él intentaba acariciarse discretamente, aumentando aún más la fogosidad que ella sentía ante esa situación. Todas las mañanas, excitación tras excitación.

Fue esa la mañana de la rendición. Una nota, una dirección: La Suite BCN. Ambos se encontraron, desnudos, sin besarse. Paloma acarició su pelo mientras con la otra mano acariciaba sus ardientes pechos. Carlos llevó su mano a su erecto pene, mientras ella seguía meneando su cabellera al mismo tiempo que acariciaba cada rincón de su dorado cuerpo. Carlos fue acercando posición, Paloma se dio la vuelta, dejando caer su melena sobre su espalda desnuda. Carlos acarició su cobrizo pelo, llevándoselo a su casa, oliéndolo, besándolo, pasándoselo por todos los rincones de su piel. Su erección iba a más, su excitación era tal que, sin soltar su pelo, sólo pudo penetrarla árduamente, escuchando los fuertes gemidos de Paloma por sentirse tan sometida y tan agitada. Él no podía contener más su excitación, el olor de su pelo provocaba en él tanto placer que arrancó su gemido final y se dejó caer sobre su melena, oliéndola mientras su pene daba la traca final.

Encuentra pareja en POF

Logo POF

Actualmente con la falta de tiempo y la presencia de la tecnología, las redes sociales y demás inventos del siglo XXI, ha producido que las formas de ligar también hayan cambiado. Antaño era muy fácil encontrar pareja en tu lugar de estudios, amigos de amigos, en el trabajo… Pero ahora los horizontes han cambiado, ahora tenemos más variedad y más lugares en los que poder encontrar ese amor que tanto llevábamos esperando, o incluso amistades o encuentros esporádicos.

 

Encuentra pareja en POF

POF es una de las páginas más antiguas para buscar pareja. Cuenta con muchos usuarios registrados y es válida tanto para buscar pareja seria como para contactos casuales. Contactar con alguien afín a ti es muy sencillo, pues inicialmente no tendrás que pagar nada; y lo mejor de todo es que te harán un test de química para poder encontrar aquellos perfiles con los que tengas más afinidad. Un punto positivo a tener en cuenta es que cada mes POF tiene más de 145 millones de visitas de un amplia variedad de edad.

 

Como indiqué antes, inicialmente no hay que pagar nada, pero también tienes la opción de pagar una tarifa (tú escogerás cuál) y obtener más beneficios de esta página de citas.

 

Si estás dispuesto o dispuesta a abrir tu mente y empezar tu búsqueda de pareja o ligues también te aconsejo buscar opiniones de páginas de citas, pues es posible que tengas muy claro qué quieres y cómo lo quieres conseguir, por eso guiarte por opiniones puede serte de gran ayuda para llegar a tu objetivo. Una vez probadas páginas como POF, tú también podrás dejar tu opinión. Beneficiémonos de las facilidades de esta era tecnológica en la que vivimos e incorporemos las páginas de citas como una forma más de encontrar el amor, o lo que surja….

 

Cómo ligar por internet

Actualmente llevamos un ritmo de vida muy ajetreado. Entre estudios y trabajo apenas dejamos tiempo para nuestras aficiones y vida social, y con ello, a menudo dejamos de lado otra esfera de nuestra vida, la referente a nuestras relaciones personales. Los tiempos han cambiado y pensar en conseguir pareja o un simple ligue tal y como hicieron nuestros padres o nuestros abuelos se ha vuelto muy improbable, por lo que es tiempo de adaptarnos a la nueva realidad que vivimos.

Actualmente la forma más fácil de encontrar personas con las que poder mantener relaciones más personales es a través de internet. Este “mundo” combina muy bien con nuestro ritmo de vida, pues nos podemos conectar casi desde cualquier lado. Encontramos internet en prácticamente todo sitio que solemos frecuentar, y si no, siempre tenemos internet a través de nuestro móvil. Lo tenemos todo de nuestro lado, sólo tenemos que saber cómo ligar por internet.

Para hacer esta tarea más fácil, existen plataformas como Badoo gratis a través de la cual podemos encontrar personas afines a nosotros y del área que seleccionemos. Para ingresar simplemente tendrás que rellenar un formulario de registro y actualizar tu perfil con foto. El hecho de pedir una foto real da mucha más confianza a la hora de conocer gente, pues badoo no aceptará tu perfil si desconfía que tu foto no es real.

Una vez actualizado tu perfil, llega el momento de buscar personas que te puedan interesar y empezar a entablar conversación. Para eso podrás utilizar los filtros que proporcionan, como los referentes a aficiones o lugar de residencia. Podrás en Badoo entrar en un mundo lleno de personas que te complementen.  Demostrar tu encanto particular sólo va a ser cosa tuya, pero si me permites un consejo, no pretendas encontrar a una persona idéntica a ti, sino a una persona afín a ti.